cpm

Cuida la salud oral de los más pequeños en Navidad

Servicio de odontopediatría en Sevilla
Servicio de odontopediatría en Sevilla. 
La Navidad está asociada al consumo de dulces y es que pocos se pueden resistir a los mantecados, bombones y demás productos típicos de la época. Si para los adultos ya resulta complicado, la situación empeora en el caso de los más pequeños. No obstante, debemos tener cuidado con su alimentación ya que su salud dental puede verse afectada.

Debido a la fecha en la que nos encontramos, le hemos pedido a nuestro servicio de odontopediatría en Sevilla que nos dé una serie de consejos para proteger la salud bucodental de los más pequeños de la casa.

¿Qué es la odontopediatría?

Lo primero que debemos de tener claro es a qué se dedica exactamente la odontopediatría. Pues bien, se trata de la rama de la odontología responsable del diagnóstico, la prevención y el tratamiento integral bucal durante el período perinatal, la niñez y la adolescencia.

Si bien, es recomendable que la primera visita al odontopediatra sea antes de cumplir el primer año, pudiendo establecer así un buen vínculo entre el bebé y el profesional y dar las herramientas necesarias a los padres o cuidadores para evitar problemas futuros.

¿Cuales son las principales afecciones a las que se enfrenta nuestro servicio de odontopediatría en Sevilla?

Las patologías orales que afectan a los menores son muy variadas. Sin embargo las caries y las alteraciones en el crecimiento y desarrollo bucodental son las más comunes a esas edades.

En el caso de las caries, se hace necesario poner de manifiesto que suponen una enfermedad infecciosa que se caracteriza por la destrucción de los tejidos duros del diente, la cual es producida por los ácidos que genera la placa bacteriana. En la actualidad, es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia con una elevada prevalencia en preescolares españoles.

La placa bacteriana, por su parte, es un depósito de color blanco amarillento compuesta de bacterias, que se adhiere a la superficie del diente y la única manera de evitar su acumulo es con el cepillado. Un niño con caries en dientes de “leche” o temporales será probablemente un adulto con múltiples caries y restauraciones en la dentición definitiva o permanente.

Principales causas de las caries

Entre los factores de riesgo que intervienen en la aparición de la caries de la primera infancia podemos destacar: el uso de biberón o lactancia materna a demanda y/o nocturna, un consumo frecuente de azúcares e insuficiente higiene oral.

Consejos para prevenir las caries

Para poder prevenir dicha patología, es necesario conocer y poner en práctica los siguientes consejos.

Lactancia materna y biberón. Una vez erupcionado el primer diente temporal, lo ideal es ir disminuyendo gradualmente la lactancia materna durante las noches y siempre limpiar los dientes después de cada toma. Respecto al uso del biberón, hay que ir abandonándolo de manera progresiva a partir de los 12 meses de edad y definitivamente cuando erupcionen las últimas muelas temporales. Por lo que es necesario evitar el uso frecuente del biberón con zumos o hidratos de carbono. Puede usarse con agua, por ejemplo, utilizándolo como elemento tranquilizador mas que nutritivo.

Limpieza. Los familiares y cuidadores pueden transmitir al niño bacterias a través de la saliva, para que no ocurra es importante evitar hábitos que realizamos diariamente de manera rutinaria y que son nefastos, como: compartir utensilios con el niño (cucharas, juguetes, cepillos dentales, etc.) especialmente durante los dos primeros años de vida, limpiar el chupete del bebé con saliva cuando se ensucia, dar besos en la boca y permitir que las mascotas laman la cara o boca del niño.

Dieta. Una dieta saludable no sólo es necesaria para tener una buena salud general, también juega un papel importante en el desarrollo y la protección de una buena salud oral. Asimismo, es aconsejable evitar comer entre horas y limitar el consumo de azúcares a las principales comidas, donde el flujo salivar es mayor.

Higiene oral. El factor clave para la prevención de la caries es el hábito de higiene oral diario. El cuidado de la boca de un niño es responsabilidad de los padres o cuidadores hasta que obtenga la destreza necesaria para ello, que suele estar en torno a los 8-10 años. A partir de este momento y hasta la adolescencia, es recomendable la supervisión de un adulto en el cepillado nocturno. Hasta la erupción del primer diente se debe limpiar con una gasa humedecida en agua o un dedal de silicona las encías, lengua, cachetes y paladar, al menos una vez al día.

Si necesitas más información al respecto, en el servicio de odontopediatría en Sevilla de CPM podrás encontrar a los profesionales dentales más capacitados para cuidar de la salud oral de tu hijo.

 

Imagen: Mundo Odontólogo