cpm

Pros y contras de las vacunas para niños

Vacunas para niños
En los últimos años las vacunas para niños y bebés se ha convertido en un tema muy controvertido. Y es que han surgido algunas voces reacias a esta práctica sanitaria. Sin embargo hay que tener mucho cuidado con este tema, ya que se está hablando de algo tan importante como es la salud de los más pequeños.

Las vacunas protegen a nuestros hijos de enfermedades potencialmente mortales. De ahí que antes de tomar cualquier decisión debamos ser conscientes de lo que son y han supuesto. Hay que informarse. Si bien, la vacunación es una de las medidas más eficaces para la prevención de enfermedades.

Desde el nacimiento y hasta los 14 años, todos los menores deben vacunarse para evitar ciertas afecciones. Las vacunas, según la Asociación Española de Pediatría, son productos biológicos que sirven para que el organismo desarrolle defensas específicas. Enseña al sistema inmunológico a defenderse.

La vacuna contiene parte del microorganismo causante de la enfermedad, pero muerto o debilitado. Una vez que nuestro organismo ha producido anticuerpos contra los gérmenes, estos nos protegerán para que no enfermemos.

En España, actualmente, las vacunas para niños más frecuentes son: tétanos, hepatitis B, tos ferina, difteria, polio, meningococo C, neumococo, sarampión, rubeola, parotiditis o paperas, varicela, rotavirus, virus del papiloma humano, hepatitis A y gripe, entre otras.

¿Cuándo comenzar con las vacunas para niños?

La vacunación siempre tiene que ser controlada por el médico o pediatra del bebé o niño. El especialista es quien debe orientar a los padres sobre cuándo comenzar con la administración de las diferentes vacunas.

Según nuestro coordinador de consultas externas y pediatra, el Dr. Fernando Ferrerira, “las vacunaciones deben empezar desde el nacimiento y en su mayoría se administran dentro de los 2 primeros años de vida”. Ferreira también resalta los estrictos controles sanitarios a los que son sometidas las vacunas y defiende su administración, “debemos olvidarnos de falsos mitos como que “son muy fuertes para los bebés” o que “están sobrecargando su sistema inmunitario”.

Precisamente sobre las vacunas el doctor Fernando Ferreira nos habla en su blog personal. Accede a la información haciendo clic aquí.

En cuanto al número de dosis para que una vacuna sea efectiva, suele bastar con una o dos dosis para estar protegido de la enfermedad toda la vida.

No obstante, son los efectos secundarios los que más preocupan a los padres. Como cualquier medicamento, las vacunas pueden producir algunas reacciones en los niños. Normalmente no pasan de una leve sensación de dolor o inflamación de la piel donde se ha colocado la misma. Asimismo, en algunos casos también puede aparecer un poco de fiebre.

Por regla general no suelen generar problemas mayores. Aun así ante cualquier anomalía que observe tras las vacunas para niños, no dude en ponerse en contacto con los profesionales sanitarios.

En CPM contamos con un centro médico especializado donde damos cobertura al calendario de vacunas para niños. Si tiene alguna pregunta, no espere a ponerse en contacto con nosotros.

 

 

Fuente: Asociación Española de Pediatría y Guía infantil

Imagen: Baby Center