cpm

Cómo actuar ante un niño con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

trastorno hiperactividad
El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es una de las alteraciones mentales más frecuente en la población infantil.

Se calcula que en la Unión Europea un 5% de niños y adolescentes, entre 6 y 17 años, la padecen. Esta cifra supone una población que ronda los 3,3 millones de personas. En el caso español, la prevalencia se sitúa en el 6,8%.

Sin embargo, no todo lo que parece Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad lo es. Y es que es común encontrar a menores con falta de atención o hiperactividad puesto que son conductas propias de la infancia, es algo natural en los niños. Lo importante es saber diferenciar entre un comportamiento “normal” y otro que no lo es.

La mejor forma de saberlo es acudir a un profesional especializado en trastornos relacionados con la hiperactividad y la falta de atención. Así podrá llevar a cabo una evaluación y extraer un diagnóstico clínico apropiado y exacto.

¿Qué hacer si mi hijo tiene TDAH?

El momento en el que unos padres son informados de que su hijo o hija sufre un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad la preocupación les embarga. A ello se une el desconcierto y la preocupación de cómo atender y tratar esta nueva realidad a la que tienen que hacerle frente.

Desde CPM siempre aconsejamos a todas nuestras familias tranquilidad. Hay que sensibilizarse con el asunto, pero siempre contando con una base de información y dejando trabajar a los profesionales. Es el método más indicado para conseguir mejores resultados. Nuestros profesionales guían en todo momento a la familia para que sepan enfrentarse a cualquier realidad que se produzca con el menor fuera del centro.

Tanto es así que la implicación de la familia es fundamental para alcanzar los objetivos. Una vez que el entorno familiar es consciente de ello, el camino es mucho más sencillo. Padres, docentes y especialistas deben trabajar en armonía para responder a las necesidades educativas específicas de cada menor.

Aunque el origen del TDHA no puede demostrarse con seguridad, si se ha identificado que sus causas se deben fundamentalmente a factores genéticos y ambientales.

Si percibe algún comportamiento extraño en su hijo y cree que puede estar ante un caso de Déficit de Atención o Hiperactividad, no dude en contactar con nuestro servicio de CPM. Estaremos encantados de atenderle.

Fuente: Tdah y tu

Imagen: Adipiscor